Rodillo vs Carretera. ¿Cual es la diferencia de potencia?

Todos los que tenéis potenciómetro y estáis entrenando estos días en el rodillo, os habréis preguntado por que no movéis los mismos vatios que en la carretera y porque se hace más duro mantenerlos.

En este post os explicare el porqué y las diferencias que puede haber.

En el siguiente estudio “Comparación entre pruebas de laboratorio y campo en ciclistas jóvenes de alto nivel para estimación de umbrales» se encontró que, de media, la FTP en carretera fue un 10% más alta que la medida en el rodillo, con 362w vs 330w, mientras que la frecuencia cardíaca fue la misma.

En este caso, los autores afirman que la diferencia de potencia es debido a usar diferentes grupos musculares en comparación con la prueba en el rodillo, donde la posición es estática.

En este otro estudio «Validation of a field test to Determine the maximal aerobic power in triathletes and endurance cyclists» encuentran una diferencia del 15% entre la prueba realizada en pista y la prueba en el rodillo, con 407.8w vs 354.7w.

Existen múltiples factores que influyen en este fenómeno. Por ejemplo, en el típico rodillo de rueda trasera, esta no nos aporta ningún tipo de impulso, ya que si no pedaleas la rueda se frena.

Esto provoca que haya resistencia en todas las fases del pedaleo, no como en la carretera que en la parte superior y inferior del pedaleo las piernas tienen poca capacidad de producir fuerza.

El resultado es que, si no estas acostumbrado esto se traduce en un mayor dolor de piernas, mayor ineficiencia de pedaleo y por lo tanto menor capacidad de mantener la potencia.

Por otro lado, los rodillos de transmisión directa no tienen este “problema” y el pedaleo tiene una sensación más parecida a la realidad, por lo que la potencia también lo es.

Sin embargo, existen otros factores que influyen en que incluso con estos rodillos la potencia sea menor:

  • La termorregulación: Cuando sudas en exceso y te empiezas a deshidratar provocas que el corazón tenga que bombear más rápido para enviar la misma cantidad de sangre, ya que esta se ha espesado, pudiendo llegar a reducir la potencia en más de un 15%, por lo que es especialmente importante mantenerte fresco, con un ventilador o corriente de aire y bien hidratado.
  • El aspecto psicológico: Es mucho más fácil comerte la cabeza con el dolor de piernas cuando estas en el rodillo que en una carretera con muchos más alicientes que te distraen y motivan.

Por ello, puedes usar música, programas como Zwift o simplemente ponerte videos de carreras, etc.

Evidentemente estos factores hay que combinarlos con una buena motivación y con unos objetivos claros por los cuales hacer el entrenamiento, con un objetivo a largo plazo en mente y un entrenamiento específico para realizar en ese momento.

  • Los músculos involucrados: La posición fija del rodillo hace que utilices la musculatura de forma más aislada, no como en la carretera, donde tienes más cambios y por lo tanto descanso de algunos músculos, que luego van a estar más frescos para producir más potencia.

En conclusión, la potencia producida en el rodillo suele ser de promedio entre un 10 y un 15% menor que la obtenida en carretera, con diferencias individuales de hasta del 25% si la comparamos con una carretera ascendiente.

Estas diferencias disminuyen con la adaptación al rodillo.

Por lo tanto, en mi opinión, para entrenar a la intensidad adecuada tanto en el rodillo como en la carretera lo ideal seria realizar un test para determinar la FTP en cada lugar y poder aprovechar bien el potenciómetro, sin dar por supuesto ningún número, ya que este puede variar en función de las características psicológicas y fisiológicas de cada ciclista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *