Que es y cómo realizar la puesta a punto.

La puesta a punto es la parte final de un período de entrenamiento que precede a una competición importante.
Consiste en una reducción no linear de la carga del entrenamiento, con el objetivo de reducir el estrés físico y psicológico de la rutina de entrenamiento, para así poder optimizar el rendimiento deportivo.

Un factor muy importante a tener en cuenta es que hay grandes diferencias en la respuesta individual a la puesta a punto, ya que cada deportista tiene sus propios requisitos físicos y psicológicos, por lo que estos parámetros sirven de guía, pero luego cada deportista tiene que individualizarla junto con su entrenador.

Eugeni Gil entrando victorioso en la Copa del Mundo de Skyrunning Buff Epic Trail

Sin embargo, existen unos valores generales. La estrategia es la siguiente:

LA DURACIÓN: tiene que ser de entre 7 y 13 días, dependiendo del deporte, del deportista y de diversos factores, que representan la línea entre la desaparición de la fatiga y la influencia negativa del desentrenamiento.

LA INTENSIDAD: se tiene que mantener la intensidad durante la puesta a punto para mantener los valores musculares y hormonales alcanzados durante el entrenamiento.

EL VOLUMEN: El mayor rendimiento se obtiene con una reducción del volumen de entre el 30 y el 50%.

LA FRECUENCIA: La frecuencia de entrenamiento semanal debe mantenerse, de acuerdo con los hábitos de entrenamiento y el nivel de rendimiento del atleta. Aunque en algunos casos es útil hacer un día adicional de descanso. 

Una buena puesta a punto puede producir una mejora del rendimiento de entre 2% y el 4%, que puede parecer poco, pero no lo es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *