ESTIRAMIENTOS ¿SI O NO?

La efectividad de los estiramientos para mejorar el rendimiento y la recuperación es un tema polémico y de muchas opiniones, y aun debatido en la literatura científica.

Los estiramientos estáticos son efectivos para mejorar la flexibilidad, sin embargo la flexibilidad no es un factor tan importante en el rendimiento y en la prevención de lesiones como siempre se ha pensado.

Los estiramientos estáticos reducen el rendimiento, especialmente después de actividades explosivas. Mientras el efecto de los estiramientos pasivos es equívoco, el entrenamiento de fuerza está asociado con mejoras claras. Importante destacar que los estiramientos estáticos  después de entrenar la fuerza  harán reducir las ganancias y adaptaciones obtenidas.  Así que, NO estirar después del gimnasio.

De cara a la prevención de lesiones, hay muy pocas evidencias de que los estiramientos pasivos sean efectivos, pero sí que hay muchas evidencias de que el entrenamiento de fuerza, sobretodo en método excéntrico se reduce el riesgo de lesión, dolor y discapacidad en una  amplia variedad de condiciones musculo tendinosas, y se acelera la vuelta al entrenamiento.

Para los corredores: Los estiramientos pasivos reducen la economía de carrera y con ello el rendimiento, debido a la disminución de la rigidez musculo tendinosa y la energía potencial elástica.

Conclusión: La práctica de estiramientos pasivos es principalmente beneficiosa para el bienestar general, pero no para el rendimiento deportivo.

Sin embargo si crees al 100% que los estiramientos te ayudan, no los dejes por completo, pero realízalos con moderación y nunca justo al terminar una sesión de fuerza o un entrenamiento muy intenso de carrera. Mejor dejar pasar unas horas.

¡Podéis dejar comentarios con vuestra opinión sobre el tema!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *