El entrenamiento de base

Después del del periodo de transición nos encontramos en el periodo de base. Una fase fundamental del entrenamiento que no hay que despreciar, ya que es donde realizaremos una de las partes más importantes del entrenamiento.

El deportista tiene que centrarse en mejorar la capacidad de trabajo de cada una de las cualidades fundamentales de su especialidad deportiva.

Es donde se desarrolla la base en la cual asentaremos todo el entrenamiento, y tiene que ser sólida si quieres mejorar de verdad.

Durante esta fase la forma va aumentando progresivamente, aun que a veces no lo parezca debido una fatiga elevada, ya que es conveniente acumular un elevado volumen de trabajo como parte del proceso de adaptación.

Entre muchos otros motivos, por este mismo tampoco puedes pretender sacar tus mejores números ni sensaciones en esta época.

En la foto Maria Beringues corredora de Trail del equipo Nike WTP, realizando esquí de montaña durante el invierno.

Para realizar una buena base aeróbica hay que entrenar principalmente en Zona 1 y 2. Aún que también puedes añadir pequeños toques en la tirada larga semanal para construir la resistencia muscular específica, antes de pasar a entrenamientos de series más exigentes.

Es ideal realizar entrenamiento cruzado, o en las primeras fases, directamente entrenar en otras disciplinas donde puedas trabajar las cualidades fundamentales, pero de forma distinta. Por ejemplo, si eres corredor de montaña el skimo o el ciclismo serian actividades ideales para esta época del año.

Es importante no venirse arriba y entrenar demasiadas horas y/o demasiado fuerte. Es mejor y tendréis mejores resultados si os quedáis cortos, que si os pasáis.

Para ello vuestr@ entrenador ya conocerá la carga adecuada a vuestros objetivos, posibilidades y estilo de vida. En el caso que no tengáis, unas pautas bastante simples pero que son efectivas son:

Si el entrenamiento que realizaste ayer no lo podrías repetir en los próximos días, mínimo terminar la semana, es que te estas pasando de volumen, de intensidad, o de las dos.

¿Puedes mantener una conversación mientras entrenas? ¿Podrías respirar solo por la nariz?  Si tus niveles de lactato están por debajo de 2mmol/l tendrías.

Es importante que seas paciente y confíes que el trabajo a baja intensidad te reportara enormes beneficios en la temporada de competición.

Menos para los esquiadores de montaña, que están en plena competición, para muchos deportistas ya esta llegando el fin del periodo de base y se preparan para el periodo precompetitivo donde ya se empezara a entrenar de forma más especifica y con más entrenamientos de calidad.

¿Queréis saber cómo hay que afrontar el periodo precompetitivo?

¡No dudéis en dejar un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *