BAÑOS DE AGUA FRIA PARA RECUPERAR. ¿SI O NO?

Nino Schurter – Cape Epic.
Photography: Jochen Haar & Michal Cerveny

Todos hemos puesto las piernas en agua fría después de un entreno muy duro o una competición con el objetivo de recuperar mejor y poder volver a la carga lo antes posible. ¿Pero la crioterapia ayuda realmente a recuperar antes y a mejorar el rendimiento? 

Los resultados obtenidos en los últimos estudios son super interesantes, ya que desmienten la creencia popular entre los atletas de que el frio es una de las mejores formas de recuperar la musculatura del trabajo realizado y poder aumentar la carga de entrenamiento.

Cuando hacemos crioterapia por un lado tenemos la disminución de la sensación de fatiga, que es un parámetro subjetivo, ya que se debe al efecto analgésico del frio. Disminuye la transmisión nerviosa y por lo tanto disminuye el dolor.

Por otro lado analizando los parámetros objetivos no tenemos ninguna variación en los niveles de lactato, creatina kinasa o mioglobina, pero se limita el metabolismo celular.

Cuando se usa la crioterapia de forma periódica para recuperar del entrenamiento ocurre lo siguiente:

Disminuyen los efectos del entrenamiento en el desarrollo de la fuerza.

Disminución de la actividad de la MTOR (S6K1).

Disminución del número de células satélite.

Disminución de la inducción de genes, que permite producir los ARN mensajeros necesarios para la producción de proteínas ribosomales (disminuyendo así la reconstrucción muscular).

Pic: CorVos.
2012 Tour de France.

El estrés del ejercicio ayuda a generar estas adaptaciones, por lo que es importante no bloquearlo con el frío y dejar el tiempo necesario para recuperar de forma natural. La fase de fotólisis y la inflamación son necesarias para producir las adaptaciones que se buscan con el entrenamiento.

La conclusión que sacamos de todo esto es que los baños de agua fría pueden ir bien de forma puntual para desinflamar, tener sensación de alivio y acelerar un poco la recuperación, en ocasiones donde es necesario rendir al máximo en días consecutivos como torneos o carreras por etapas, pero no como método habitual de recuperación (a no ser que se presenten signos de sobreentrenamiento), ya que se disminuyen las adaptaciones del entrenamiento y a largo plazo se pierde masa muscular y fuerza.


Anthony MJ Sanchez et Robin Candau. Les muscles n’aiment pas le froid. Sport et vie,159.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *